El Palacio de Cibeles es hoy, tras su proceso de rehabilitación, un espacio innovador en el que se integran funciones administrativas, institucionales y culturales, que se inscribe dentro del Paseo del Arte de Madrid.

Las obras de restauración fueron acometidas en dos fases. La primera fase de intervención se llevó a cabo entre 2005 y 2007, y acomodó las dependencias administrativas para ubicar, aproximadamente, 500 funcionarios en el ala este del edificio (Alcaldía y Vicealcaldía). Una rehabilitación de 25.475 m2, dirigida por arquitectos municipales de la Dirección General de Patrimonio, que recuperó algunos de los espacios institucionales más representativos del inmueble, como la escalera de honor, el salón de actos, la sala de vidrieras o el salón institucional, en un ejercicio que proponía la vuelta al proyecto original.

Para la segunda fase de actuación, en los espacios destinados a usos más públicos (cuerpo frontal del edificio), se convocó un concurso internacional de ideas de arquitectura en 2004, con la colaboración del Colegio de Arquitectos de Madrid. Se plantearon 44.613 m2 de intervención, de los que aproximadamente 30.000 m2 correspondían a rehabilitación y el resto eran de nueva construcción bajo rasante.

El equipo Arquimática, con la propuesta El corazón de la ciudad, ganó el concurso, resultando adjudicataria de las obras la UTE: Cibeles Dragados- FCC.