LAS VOCES DEL GPS

Las voces del GPS
Las voces del GPS
Del 16 de febrero al 20 de mayo de 2018

Martes a domingo, de 10:00 a 20:00h

Planta 5
Espacios de Intervención y Exhibición

Entrada libre

Las voces del GPS,  un proyecto comisariado por Paula García-Masedo y María Rogel, surge de un contexto de investigación generado ex–profeso para el encuentro entre la arquitectura y la coreografía. Parejas de equipos de ambas disciplinas han trabajado sobre una selección de acontecimientos ocurridos durante viajes en coche en las décadas de los 2000 y 2010. Desde estas noticias reales,  se ha desarrollado un proceso investigativo conjunto que finaliza con una serie de propuestas en sala, híbridas entre la coreografía y la instalación. Otras piezas, fuera de CentroCentro, circulan en un coche con conductor. Crash crash crash crash.

La exposición es un viaje que atraviesa acontecimientos, oscilando entre la realidad de las instalaciones de las piezas expuestas y el mundo de ficción en el que vivimos.

Viajamos en coches que, aparentemente, poco han cambiado desde hace años. El coche es el icono del siglo XX, creando y sosteniendo deseos, tecnologías y sujetos, empujando el desarrollo capitalista hasta hoy, del fordismo al postfordismo. El viaje en coche ha pasado de ser mitificado, a sentirse ubicuo e invisible. Lo que era un ritual parece convertirse en una rutina. ¿Quién conduce y quién nos guía hoy? ¿Cómo son nuestros cuerpos cuando conducimos? Brazos, piernas, órganos, CO2, olor a plástico, pistones, salpicaderos. ¿Qué voces nos llevan? El intermitente, faros agresivos, adelantamiento, elegir el color de la tapicería, meter embrague, el territorio por la ventana, GPS. Hay una constante negociación entre el cuerpo y la máquina en nuestro modo estar en el mundo. Ésta se diseña y prefigura antes de que pisemos el pedal. Esta exposición explora el viaje en coche como metáfora de una sociedad en crisis, y también, como parte del folklore contemporáneo. Esencial en la transformación del mundo hacia un destino que hoy parece fuera de control, queda preguntarse cómo usarlo para viajar, por un rato, a un lugar distinto, subvertido, derrapado.            Paula García-Masedo y María Rogel, comisarias

 

El coreógrafo Ángel Zotes y el estudio Taller de Casquería han trabajado de forma conjunta en la propuesta Default Water, partiendo de un accidente ocurrido en Badajoz en el que, siguiendo las indicaciones de un GPS confundido, un coche cayó al agua del embalse de La Serena. Jonathan Martineau y elii han desarrollado Los fantasmas de Susie Sierra, adentrándose en los centros de crash test, “poblados de espectros sin pies y en los que se representa un buen mundo en común cuyos riesgos se intentan controlar”. C+ arquitectos y  Azahara Ubera han creado Las Respiradoras, a partir de los atascos que siguieron a los atentados del 11 de septiembre en Nueva York. Por último, Paula García-Masedo y María Rogel, partiendo de cómo Valdebebas se convirtió en una ruina de la modernidad y se reapropió como escenario de rallyes ilegales, han generado en Hacer (des)aparecer un coche un diálogo entre un grupo de aficionados a las prácticas de modificación de automóviles y un coche en sala.  La exposición también dialoga de forma activa con la ciudad, a través de las propuestas de La Intrusa Danza, Destino, y GOIG, Humaredas y reflejos, que tienen lugar en el propio dispositivo vehículos con conductor.

En el transcurso de la muestra se sucederán activaciones coregráficas en el espacio y las salas servirán de laboratorio para dar continuidad a los procesos creativos.

 

 Jonathan Martineau
Los fantasmas de Susie Sierra. Foto: Jorge Mirón
Las Respiradoras. Foto: Jesús Ubera
Default Water. Ángel Zotes. Foto: Jesús Ubera
Hacer (des)aparecer un coche. Foto: Jorge Mirón