CentroCentro Cibeles constituye un equipamiento cultural de carácter polifuncional, abierto tanto a los habitantes de Madrid como a los visitantes que la ciudad acoge a lo largo del año. Ubicado en el Palacio de Cibeles, sede a su vez de la Alcaldía de Madrid, desarrolla una intensa actividad centrada en proyectos expositivos, ciclos musicales y escenarios de debate. Junto a la misma, el edificio se abre a la ciudadanía ofertando espacios de información, de encuentro y de trabajo. Desde su inauguración en 2011 ha alcanzado la cifra sostenida del millón de visitantes anuales.

Si bien ha operado desde su apertura en torno al concepto y la idea de lo urbano, la cultura, entendida como valor y recurso transversal, configura el ADN de CentroCentro. Su dinámica prioriza la implicación del tejido social, entendiendo que es a través de su urdimbre con lo cultural como ha de vehicularse la obtención de claves de interpretación y mejoras de la ciudad. Con Madrid como telón de fondo, sus programas y proyectos persiguen una nueva visibilidad de las periferias que construyen la totalidad de lo urbano: distritos y barrios, identidades y colectivos, diversos modos de pensar.

CentroCentro es un espacio eminentemente expositivo. Sus cinco plantas dedicadas a exposiciones ofrecen una visión poliédrica y cambiante de sus temas de interés, con proyectos que atienden a la diversidad de formatos y soportes que animan la creación contemporánea –propuestas visuales, sonoras, performativas, etc.–, en su mayoría de producción propia y con comisariados jóvenes. Asimismo, otro de los elementos característicos de CentroCentro ha sido la continuidad de una serie de pequeños espacios temáticos y especializados en temas tan diversos como la arquitectura y el urbanismo, la fotografía, el diseño y las viñetas. Del mismo modo, el centro ha consolidado en las últimas temporadas una línea de colaboración con ONG, fundaciones y otras asociaciones sin ánimo de lucro, que da voz a minorías, siempre a través de una doble óptica crítica y pedagógica.

A su vez, el Auditorio, con una actividad cultural cada vez más intensa, comienza a abrirse un hueco en la oferta musical de la ciudad con una amplia programación que abarca música barroca, conciertos sinfónicos, música pop o experimentación sonora, desarrollada tanto como producción propia del centro como en colaboración con otras instituciones de la ciudad.

Por último, la Galería de Cristal se ha consolidado como un espacio emblemático de Madrid, en su polivalencia como espacio institucional, cultural y de desarrollo de eventos de diferente naturaleza.