Creocuántos. Jugando con los límites del lenguaje

Foto: cortesía de los artistas
Foto: cortesía de los artistas
03 - 04.2019

Levadura es un programa de residencias de creadores-educadores en escuelas de infantil y primaria. Tiene como objetivo introducir en las aulas conceptos y metodologías propios de la creación contemporánea. CentroCentro participa, desde 2014, en este programa, una co-producción del Ayuntamiento de Madrid y Fundación Banco Santander, junto a Matadero, Medialab-Prado y el Centro Cultural Conde Duque. Mediante una convocatoria pública dirigida a creadores locales, se pone en valor un perfil de artista interesado/a en abrir su práctica artística al entorno educativo y que entienda su trabajo creativo como un vehículo de aprendizaje.

En el curso 2018-2019  proponemos desde CentroCentro una residencia para un creador/a en el ámbito de las prácticas vinculadas con la construcción y la transmisión de narrativas (e imaginarios) a través de la oralidad. Mediante esta temática y las prácticas que de ella puedan derivarse, deseamos incidir en la redefinición del estudiante-responsable y crítico a lo largo de cada una de las etapas del proceso- como agente activo en su propia educación.

El proyecto seleccionado en la edición 2018-2019 ha sido Creocuántos. Jugando con los límites del lenguaje, de Amaia Bono en colaboración con Damián Montesdeoca, un proyecto que trabaja con la palabra y el lenguaje escénico y consiste en la construcción colectiva por parte del alumnado de una narrativa/historia/cuento jugando con diferentes fórmulas que ofrece el léxico. Se desarrolla junto con alumnos de 4º de Primaria del CEIP Carlos Sainz de los Terreros, Vallecas.

“El proyecto Creocuantos surge de nuestro entusiasmo por compartir con las personas adultas del futuro una serie de herramientas
que hemos ido desarrollando en nuestros últimos procesos creativos. Éstos giran en torno a la palabra como elemento del acto comunicativo aplicado a un lenguaje escénico contemporáneo, que centra la atención en el aspecto formal’ de la enunciación.

A través del trabajo de investigación Cuando las cobras cosan sentido, venimos desarrollando diferentes líneas de trabajo en relación con maneras de llevar a la acción escénica distintas propiedades intrínsecas del lenguaje. Nuestra experimentación se ha basado en desarrollar una serie de prácticas que nos permitan jugar con el lenguaje, desgranar las posibilidades que ofrece la palabra, tanto oral como escrita y encontrar maneras de generar pensamiento que permitan acceder a un tercer espacio en la mente de la audiencia, donde se puede proyectar/generar/imaginar una batería de mensajes posibles.

En el proyecto Creocuantos el alumnado construye una narrativa/historia/cuento jugando con las diferentes fórmulas que el léxico ofrece, poniendo el foco en dos aspectos. La literalidad del lenguaje, entendiéndola como el camino más corto entre significante y significado, apelando al pensamiento concreto y potenciando el pensamiento divergente. La semiótica amplía sus límites en busca de segundas interpretaciones. Pero el contenido de los conceptos en sí mismos puede abarcar varias realidades. La materialidad de las palabras atendiendo a la sonoridad, la fonética (entendiendo esta como la ética del sonido), centrada en los aspectos formales de las palabras, no en su contenido y a la semántica (polisemia, usos del lenguaje, dobles sentidos, juegos de palabras...). El trabajo pretende despertar la posibilidad de trabajar con el lenguaje desde ópticas no ligadas a las formas habituales de la comunicación estándar, para incentivar la imaginación y la creatividad desde el lugar común que ofrece la palabra”.

Amaia Bono y Damián Montesdeoca